Abrir una cafetería es el sueño de muchos emprendedores, quizá ya ha pasado por tu cabeza iniciar un negocio de este tipo; Posiblemente llevas visitados muchos cafes y sabes reconocer sus aciertos y sus errores, Has  tomado tu decisión y hasta sabes cual será tu menú principal y el concepto particular que le dará vida e identidad a tu futuro negocio.

Seguramente ya  visitaste todos los sitios en internet que  te dicen “Como abrir una cafetería” descubriste que debes  crear un plan de trabajo donde encuentres solución a estas preguntas:

  •  ¿Qué Productos o Servicios tendrá tu Cafetería?
  • ¿Cuál es el Mercado al que se enfocará tu cafetería?
  • ¿Cuánto deberías vender para alcanzar las ganancias deseadas?

E5KMvPp9SsCnqmEGUwAS_2014-08-10 12.56.40 1Incluso puede que ya conozcas la ubicación donde estará tu cafetería, y hasta te hayas decidido por tomar un curso de barista. Al final de darle tantas vueltas al asunto, ya sabras que tipo de cafe ofrecerás a tus clientes, en donde conseguir productos e insumos,y conocerás los tipos de cafeteras y molinos que necesitas para el tipo de cafe que hayas decidido vender.

Luego de esto debes enfocarte en un nicho de mercado en especifico,  una persona de 50 años no busca lo mismo que una de 21, el concepto de tu cafetería debe ir  de acuerdo al tipo  personas que quieres como clientes.

La idea y el plan están en sintonía, sabes todo lo que tienes que saber para hacer funcionar tu cafetería, ahora viene  la parte importante que muchos no toman en cuenta y poca gente te advierte, la clave del éxito para tu negocio consiste  en invertir de manera inteligente.

Mucha gente tiene equivocada la idea de “Invertir” piensan que es sinónimo de gastar, y por lo mismo buscan encontrar los equipos más económicos que cumplan con las tareas requeridas, esto podrá sonar lógico en un principio pero si nos ponemos a pensar un poco,  ¿Cuanto tiempo funcionará el equipo sin dar problemas? ¿Existe alguna garantía o servicio que lo respalde? ¿Cumplirá con las altas demandas de producción a las  que sea sometido en mi negocio? ¿Los resultados obtenidos serán de buena calidad? Posiblemente te des cuenta que a futuro, esa pequeña inversión resulto más costosa y molesta que aquel otro equipo que dejaste ir por adquirir el más barato.

La gente  que enfoca bien sus objetivos, sabe que si desea tener un negocio exitoso, no  se puede permitir tener equipos descompuestos que detengan su producción o  que bajen la calidad de sus alimentos.

Puedo ponerte  como ejemplo el uso de un horno tradicional para calentar baguetts y otro tipo de comidas, quizá un horno tradicional  pueda funcionarte en un principio pero la alta demanda de estos alimentos terminarán por  acabar con tu horno,  lo que te dejará con dos opciones: Comprar otro o arreglarlo
– Si decides la primera opción habrás gastado 2 veces  en  un equipo, que quizá, si aprendiste la lección, esta vez te decidirás por un mejor equipo que pueda hacerle frente a la producción que necesitas.
– Si te decidiste por la segunda opción, espero que  tu equipo cuente con una excelente garantía para no tener que realizar gastos de reparación cada “6 meses” cuando tu equipo no funcione (Al menos por el primer año).
Incluso tener detenido el equipo implica que muchos productos no podrán calentarse y perderás  las ventas que ese equipo generaba.

Si desde un principio hubiéramos investigado las razones  por las cuales un producto es más caro que el otro,  habríamos descubierto que  el económico no nos ofrecía el rendimiento que el segundo si, que los consumos energéticos eran más bajos, y que podríamos acelerar el tiempo de producción.
Captura de pantalla 2015-04-27 a las 14.03.03

Más vale invertir en un equipo  que  nos regrese la inversión, a gastar en un equipo en el que tengamos que invertirle más dinero, tiempo y  nos genere perdidas.

 

 

Deja tu comentário