A menudo pensamos que  para mantener el dinero en nuestros bolsillos  debemos ahorrar lo más posible y reducir gastos pero estamos completamente equivocados.

Fidelidad

Existe una frase muy popular que dice “paga con cacahuates y recibirás monos“,  y los monos no cuidan tu negocio, no se preocupan por mantenerlo limpio, no le interesan tus clientes y se van a la primera oportunidad, lo que nos deja con una de las perdidas más grandes y constantes de dinero;  la rotación de personal.

La rotación de personal no solo implica un gasto monetario,   también se invierte tiempo en el reclutamiento de nuevo personal, y en una capacitación que probablemente no sirva de mucho si te abandona a los pocos meses.
La solución a este problema no siempre es el dinero,  fideliza a tu personal con beneficios  y prestaciones atractivas, se accesible y comprensivo con sus necesidades, para que se sientan parte de la empresa y se comprometan con ella.

Capacitación

Si la rotación de personal te esta afectando, ahora imagínate como te afecta  el que esas personas no utilicen tus equipos de manera adecuada, ocasionando que su vida útil disminuya o  estén constantemente en reparación.

Parte de  fidelizar a tu personal es ofrecerle conocimientos que les faciliten sus tareas diarias, el persona de cocina que conozca las funciones de uso y limpieza de los equipos,  será más eficiente y productivo. Si un técnico sabe como reparar o solucionar  un problema, evitarás gastos mayores en un futuro.

La capitación sirve para  aumentar la productividad, asegurarte un nivel de calidad en tu servicio y previene muchos problemas.

Renueva constantemente

Se dice que que si no está roto no lo arregles,  pero en el caso de un restaurante es primordial que te mantengas renovado siempre,  no esperes a que tus menús se hagan viejos ni a que pequeñas imperfecciones se conviertan en averías o fugas  que requieran una reparación urgente.

Entre más tiempo tengas para reparar o renovar algo de tu restaurante, más barato y menos complicado será su reparación, recuerda darle un servicio preventivo a tus equipos y mantener tu marca con la mejor presentación siempre.

Invertir no es gastar

Comprar barato o pagar poco es una de las ideas erróneas más comunes que se tienen. Existe una mala costumbre de siempre buscar el precio más bajo cuando se realiza una compra, perdiendo muchas aveces de vista el costo beneficio del producto o servicio.

Se debe tomar en cuenta siempre los beneficios que obtendremos más allá del ahorro monetario  al realizar una compra o servicio,  toma en cuenta si tu proveedor puede dar soluciones a los contratiempos, si es puntual, si cuenta con los recursos necesarios para satisfacer tus necesidades, una entrega puntual  muchas veces es más valiosa que un precio más bajo.

Pasa lo mismo con tus equipos de cocina, existen miles de equipos y marcas que tienen la misma finalidad, en el caso de una freidoras puede variar  mucho el precio si esta cuenta con sistema de filtrado u otras características pero  hay otras que a simple vista no son tan evidentes. Por ejemplo, el tipo de quemador, la  profundidad de la tina,  la compensación de calor y el material de la misma, son factores importantes que  afectan al tiempo de elaboración  y la calidad de tu producto. si buscas estandarizar  la calidad de tu comida y reducir costes energéticos, asegúrate que el equipo que estas comprando vaya más allá de solo cumplir una simple función.

Como podrás darte cuenta, no se trata de  ahorrar dinero, si no saberlo invertir adecuadamente para  evitar gastos innecesarios en el futuro.

 

Deja tu comentário