Sabias que…
Hace tiempo el empresario Frederic Tudor   encontró la forma de  comerciar, transportar y llevar hielo a muchos lugares sin perder mucho del gélido producto en el camino, la solución vino mediante el uso de aserrín, lo cual  hizo que  Tudor pudiera llevar su producto a lugares más lejanos, así fue como fincó un imperio de hielo llamado Tudor Ice Company que le valió el titulo de “Ice King”

Mientras Tudor conquistaba el mundo, un joven médico llamado Jhon Gorrie se interesaba  en investigar y tratar las enfermedades tropicales, tomando como base la  teoría de que el  clima causaba estas afecciones, inventó una cámara  fría donde introducía  bloques de hielo en la parte superior  que mediante unos orificios mantenía el aire fresco.

Así que  mientras uno distribuía  hielo, el otro lo utilizaba para tratar a sus pacientes en cuartos “climatizados” El  gasto y la espera por el  hielo obligó  a Gorrie a buscar nuevas alternativas, por lo que empezó a experimentar hasta encontrar la forma de convertir el agua en hielo artificial absorbiendo su calor de licuefacción con la expansión de aire (Que en términos generales, es el paso de un componente, de un estado sólido o gaseoso a un estado líquido)

El gran invento de Gorrie habia dado resultados, pero el recibimiento  no sería del todo placentero, considerando su invento como una blasfemia, teniendo al Rey del Hielo en su contra y la perdida de su principal inversionista, Jhon Gorrie murío sin  recibir la gloria por su magnifico invento, el cual  patento el 6 de mayo de 1851.

Sin embargo el invento no paso desapercibido ni quedo olvidado en la historia,  formó  parte de los cimientos para la industria de la refrigeración  y de las maquinas de hielo como hoy las conocemos.

Manitowocice

 

 

 

 

Deja tu comentário